y and m onlinemaking choices about the militaryeye

barIssuesActivismChoicesMagazineFor the MediaResourcesbar

Featured in the September 2001 issue of Y&M Magazine. also in this issue

Learn More About Enlistment:

Do You Know Enough to    Enlist (in English)

10 Points to Consider
   Before Signing an
   Enlistment Agreement

How do I get out of the
   Delayed Enlistment
   Program (DEP)?

Choices: multimedia aide

Recruitment and
   Enlistment Index

face

¿Tienes
suficiente
información
para
registrarte
en las fuerzas armadas?

Los reclutadores militares y sus
anuncios prometen:
adiestramiento y empleo
dinero para la universidad
aventuras
dotes de mando y más. . .

faceAntes de firmar, piensa y revisa bien lo que estás a punto de hacer. . .

¿Lograré mis metas si me registro en las fuerzas armadas?

Muchos jóvenes se registran esperando obtener adiestramiento y experiencias de trabajo. Pero lo que puedes encontrar en vez de un buen trabajo es todo lo contrario. Registrarse en las fuerzas armadas puede no ser el mejor o único modo de obtener dinero para estudiar o adiestrarse.

Antes de decidir si te registras, piensa detenidamente lo que estas haciendo, no dejes que el título del trabajo te engañe. Puedes encontrar que el trabajo no es como lo habías pensado.

  • Las fuerzas armadas tal vez no te van a dar el entrenamiento y la experiencia de trabajo que andas buscando. Muchos trabajos tienen títulos que suenan atractivos, pero en realidad son trabajos que requieren poca habilidad y no son trabajos técnicos.

  • Los trabajos militares son muy diferentes a los tra- bajos civiles y puede ser que no puedas utilizar el entrenamiento que recibes, o que tengas que volver a ser re-entrenado una vez que estés fuera de las fuerzas armadas.

  • Las fuerzas armadas no están obligadas a mantenerte de tiempo completo en el trabajo para el cual te entrenaste, o durante todo el tiempo que estés en las fuerzas armadas.

  • El plan financiero de las fuerzas armadas para edu- cación no es tan fácil de usar como parece. Sólo después de salir de las fuerzas armadas averiguas si has cumplido todos los requisitos. La cantidad más grande de dinero que los anuncios mencionan—$50, 000—se ofrece sólo a aquellos "GIs " quienes aceptan los trabajos que las fuerzas armadas tienen dificultad en llenar.

¿Me estoy registrando para escapar de mis problemas?

Si estás considerando registrarte para escapar de una situación problemática en tu familia o de una situación personal, no te apresures a firmar. No hagas esta decisión importante cuando estés trastornado, confundido, incierto sobre tu futuro, o si tu fa- milia ejerce presión sobre tí.

Muchas personas descubren, cuando ya están dentro de las fuerzas armadas, que sus problemas empeoran en vez de mejorar. Otras descubren que las cosas en el hogar mejoraron por sí ismas, o que después de todo no quieren estar en las fuerzas armadas.

¡No te registres hasta que estés bien seguro! Si cambias de opinión después de estar regis- trado, es muy difícil salir.

¿Estoy dispuesto a ceder el control?

Si decides registrarte, las fuerzas armadas serán parte de tu vida por lo menos 8 años, incluyendo el tiempo en las Reservas.

faceMuchas cosas pueden pasar durante esos años. El gobierno de los Estados Unidos puede decidir participar en una guerra y tú tendrías que ir a pelear. Si estás en las Reservas, te pueden llamar y tendrías que dejar tu hogar, tu trabajo, o tu escuela.

¿Y qué tal si no te gusta la vida como soldado o marino? No puedes renunciar o salirte del servicio fácilmente, y para los militares es un crimen ausen- tarse sin permiso y desobedecer órdenes.

Un reclutador ilitar puede decirte que tienes la posibilidad de probar estar en las fuerzas armadas, y si no te gusta, salirte automáticamente después de 6 meses. Eso no es verdad . No hay un "periodo de ajuste " en las fuerzas armadas.

¿Estoy dispuesto a matar o a que me maten?

Los militares se preparan para la guerra;ese es el objetivo de todo lo que hacen.

¿Estás dispuesto a atar a otra persona si te lo ordenan? ¿Destruirías los hogares y la comida de otras personas? ¿Ayudarías a que otros pelearan, aunque no seas tú el que esté en guerra?

¿Arriesgarías tu vida en una pelea por causas ajenas? Aún los soldados que creen pelear para defender a su país se han encontrado en situaciones en que se les ha ordenado pelear, a pesar de no creer en lo que están haciendo. Una vez registrado, no tienes derecho a escoger.

Si tu respuesta a estas preguntas es "NO," no estás solo y no eres anti-patriota. No necesitas estar en las fuerzas armadas para servir a tu patria.

¿Tengo otras opciones?

A pesar de lo difícil que están las cosas, puedes conseguir un empleo o estudiar. Habla con aquellos amigos, amigas, vecinas, y vecinos que estan trabajando; pregúntales como consiguieron sus empleos.

Las orientadoras, enfermeras, y consejeros o trabajadores sociales en las escuelas pueden tener recursos y contactos para ayudarte a conseguir un empleo, participar en algún programa de adiestramiento y empleo, encontrar dinero para estudiar, o encontrar ayuda en una situación difícil en tu hogar.

Hay otras organizaciones que pueden ayudarte a encontrar trabajo, tales como:asociaciones vecina- les de asesoría para empleos;iglesias y grupos religiosos;agencias de empleo de la ciudad y estatales; centros para promover carreras, y programas de adiestramiento de los sindicatos.

Si tú quieres ganar dinero para estudiar o viajar, o si quieres buscar aventuras, no pienses que registrarte es la solución. Puedes encontrar muchas otras opciones en las bibliotecas públicas o a través del internet.

SI HABLAS CON UN RECLUTADOR MILITAR

No dependas sólo de la opinión del reclutador.

Los reclutadores ilitares son vendedores; su trabajo es "vender "las fuerzas armadas y convencerte de que te registres. La mayoría de los reclutadores tienen que cumplir con cuotas mensuales de perso- nas registradas para mantener y ascender en sus carreras. Ellos venden y hacen énfasis en los beneficios de la vida militar y no hablan de los problemas.

La decisión sobre si te registras o no afectará toda tu vida y la de otras personas. No te apresures.

Habla con veteranos que se acaban de retirar — tanto los que tuvieron buenas experiencias como los que las tuvieron malas — sobre las preguntas en este folleto.

Habla con un consejero que no sirvió en las fuerzas armadas, un consejero civil, que te puede ayudar a pensar sobre la vida militar o sugerirte otras opciones.

Invita a un amigo o a un pariente para que te acompañe a la oficina de reclutamiento. Cuando hablas con un reclutador, tienes muchos pensamientos. Un amigo o pariente te puede ayudar a tomar notas, a hacer preguntas, y a velar por tus mejores intereses. Te puede ayudar a pensar y a de- cidir si te registras o no. Si vas a la Oficina de Reclutamiento — Military Entrance Processing Station (MEPS) — para discutir con un "consejero "militar sobre la selección de empleos y lugares que se te asignarían, hazte acompañar también por un pariente o amigo.

Nunca des información falsa o trates de esconder algo.

Sé honesto sobre tu historial policíaco, médico, y escolar. Si le mientes al reclutador, sufrirás las consecuencias cuando descubran la verdad.

Es malo, y en algunos casos ilegal, que un reclutador te mienta.Si descubres que un reclutador te iente, debes informarlo inmediatamente a tus autoridades escolares o a tu congresista. Así te proteges y puedes proteger a otros.

SI DECIDES REGISTRARTE

  • No firmes ningún papel hasta que lo discutas y lo revises con alguien (un pariente, un maestro) de tu confianza.

  • Debes asegurarte que todas las promesas del reclutador estén por escrito en tus papeles. Las promesas verbales no son garantizadas y no te van a proteger.

  • Averigua si necesitas pasar algún tipo de prueba o exámen especial; si van a indagar sobre tu vida para poder darte acceso a información secreta; o si tienes que hacer otra cosa antes de que te den el trabajo o la opción para la cual te registraste.

  • Si ya te registraste en el "Delayed Enlistment Program" (DEP) y estás arrepentido o tienes problemas,hay un lugar al cual puedes solicitar información y que se llama GI Rights Hot Line, (800) 394-9544. Es un servicio gratuito, no gubernamental.

  • Guarda este folleto. Si tienes problemas en las fuerzas armadas, llama al GI Rights Hot Line.

APRENDE MÁS

Para aprender más sobre estas ediciones, visita nuestro sitio web.Tiene nueva información sobre el reclutamiento militar, la vida en las fuerzas armadas, y las alternativas a las fuerzas armadas.
http://www.afsc.org/youthmil.htm

Publicado por:
Comité de Servicio
de los Amigos
American Friends
Service Committee
Programa Nacional sobre Juventud y Militarismo
1501 Cherry Street, Philadelphia, PA 19102
Telefóno:(215) 241-7176
Correo electrónico:youthmil@afsc.org

Fotos:Terry Foss y Melissa Elliott.

spacerabout ussite mapFAQscontact usfeatureshomePeacebuilding ProgramsAFSC home

issues | activism | making choices | for the media | magazine | resources
recruiting and enlistment | the draft | conscientious objection | delayed enlistment program | help for gis
about us | site map | FAQs | contact us | new features | Y&M home | Peacebuilding Programs | AFSC home

© American Friends Service Committee · National Youth & Militarism Program 1998, 1999, 2000, 2001.